Estructura del sitio y estándares web

estructura sitio web
estructura sitio web

La accesibilidad web es la característica de un sitio web que permite que pueda ser visitado y utilizado de forma satisfactoria por el mayor número posible de personas, independientemente de que tengan alguna limitación, como discapacidad física, sensorial, de conocimientos, experiencia o bien del entorno.
Si un sitio web no es accesible, limita la entrada de posibles usuarios, y en el caso de ser una web comercial, estamos hablando de potenciales clientes.
La usabilidad es la característica de la web que hace que los usuarios naveguen por ella de la forma más intuitiva y natural posible, y esto tiene que ver con la arquitectura del sitio web.
La arquitectura del sitio web es la forma de estructurar, organizar y etiquetar los contenidos de la mejor forma posible con el objetivo de que los usuarios encuentren lo que buscan. Una buena arquitectura web favorece la navegación intuitiva, y debe contar con un sistema de búsqueda interna eficaz.
Desde el punto de vista del SEO, cada vez es más importante la experiencia del usuario que navega por nuestra web. Es uno de los muchos factores que tienen en cuenta los buscadores para la indexación y el posicionamiento, pero cada vez tiene más peso en el total de variables. En definitiva, se trata de diseñar una buena arquitectura del sitio con el objetivo de que éste pueda ser utilizado por cualquier usuario de la forma más intuitiva y natural posible.
Los factores que determinan que una web tenga estas dos características –usabilidad y accesibilidad- afectan al SEO de una forma más directa, facilitando a los buscadores la lectura y el análisis de los contenidos de la página, y de una forma más indirecta, porque cada factor que mejora la usabilidad y la accesibilidad, está mejorando la experiencia de navegación del usuario, y eso va a aumentar nuestra reputación, fundamental para una valoración positiva de los buscadores.

La organización del sitio web

Para planificar la organización de nuestro sitio web, tenemos que pensar en la información que queremos mostrar y en cómo la queremos organizar. La primera página a la que llega el usuario (home) contiene enlaces a páginas en otros niveles, que están clasificadas en función de la temática del contenido que quieren mostrar.
Desde el punto de vista de la usabilidad, es recomendable que no haya demasiados niveles de páginas dentro de un sitio web.
Desde el punto de vista de la accesibilidad, debemos crear una estructura simple, con nombre de niveles relevantes, que muestren el contenido fácilmente.

La navegación

Optimizar la navegación por un sitio web ayuda al usuario a:
1. Saber en cada momento en que sección de nuestra página web se encuentra, y la forma de acceder a secciones que ya ha visitado sin tener que buscarlas de nuevo haciendo un clic hacia la página principal. Normalmente estos dos problemas se resuelven si el usuario no deja de ver nunca el menú principal cuando navega por la web. En la mayoría de los diseños de la arquitectura web, lo que normalmente se hace es colocar el menú en la zona izquierda de cada página o en la parte superior, en una zona fija durante toda la navegación.

2. Ofrecer al usuario la posibilidad volver a las páginas anteriores directamente. Esto se realiza habitualmente a través de lo que se llama “rastro de migas” o “migas de pan” (breadcrumbs), que no es otra cosa que un conjunto de enlaces que informan del nivel en el que nos encontramos y permiten ir a niveles más generales.

Para mejorar la accesibilidad y la usabilidad del sitio, debemos generar una experiencia de navegación para el usuario natural e intuitiva, de forma que pueda moverse fácilmente por las páginas.
Se recomienda evitar el uso de elementos que puedan ralentizar la navegación, como los frames (trozos de una página web externa embebidos dentro del sitio), pop-ups (ventanas emergentes) y el código flash, elementos que no pueden ser interpretados correctamente por los buscadores. Fruto de ello es que este tipo de elementos han caído en desuso.

Diseño Responsive

El Diseño Responsive o Adaptativo es una tendencia actual del diseño web muy valorada por los buscadores. Se trata de diseñar la web de forma que se pueda adaptar a diferentes dispositivos como pueden ser ordenadores, tablets y móviles.
Google se ha manifestado oficialmente, indicando que valora mucho el diseño responsive. El principal motivo es que mantiene el contenido del sitio centralizado en una sola web, sin que éste requiera de una versión diferente en función del dispositivo.
Especialmente en las tiendas online, el uso de un diseño responsive facilita el proceso de compra desde smartphones, dispositivos que son cada vez más usados para realizar transacciones comerciales. No disponer de una web específica adaptada a móviles o bien con un diseño responsive supone con toda seguridad perder potenciales clientes, si bien no es el único motivo para ello.

Estándares web W3C es un compendio de normas para escribir el código HTML. Estas normas no son obligatorias, sino que son sólo recomendaciones para conseguir que nuestra página web cumpla unos estándares que la hagan compatible con los distintos navegadores.
W3C procede de World Wide Web Consortium, que es una organización internacional que se encarga de velar porque se cumplan esos estándares.
Existe una herramienta online que nos permite verificar si nuestra web cumple los estándares W3C.
http://validator.w3.org/
Tener una página validada en W3C no favorece ni perjudica al SEO. De hecho, muchos de los grandes sitios web, incluyendo el propio Google, no cumplen el estándar porque priorizan otras funciones. La validación garantiza que la página se verá bien y sin errores en todos los navegadores que cumplen con este protocolo.
En el caso en el que nuestra web no cuente con un código W3C válido, algunos expertos piensan que no será un inconveniente siempre y cuando no perjudique a la indexación ni al rastreo de la web.

Conclusiones

Disponer de una correcta estructura en el sitio web es un requisito para una buena optimización SEO. Permite que tanto los usuarios como los buscadores encuentren fácilmente la información, favorece la usabilidad y crea una experiencia de navegación positiva. Lo primero que debemos tener en cuenta cuando vayamos a desarrollar un portal es la organización de las categorías que lo compondrán. La estructura debe ser clara y sencilla, siendo recomendable que no tenga más de tres niveles de profundidad.
El diseño responsive es una buena opción a la hora de poder mostrar nuestra web en diferentes dispositivos de forma adecuada, teniendo en cuenta el creciente uso de los dispositivos móviles para realizar consultas y compras. Además, Google también le da el visto bueno.
https://developers.google.com/webmasters/smartphone-sites/
“Google recomienda a los Webmasters seguir la buena práctica de usar un diseño web adaptable, es decir, que tenga el mismo código HTML para todos los dispositivos y usando sólo CSS para decidir la presentación en cada dispositivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *